Gladiolo: una joya morada en nuestras terrazas y jardines

¡Compártelo!Share on Facebook4Pin on Pinterest1Share on Google+0Tweet about this on Twitter

Para los amantes de las plantas, el gladiolo es una de las plantas más bonitas junto con los lirios. Unas flores moradas para el jardín que harán las delicias de nuestros ojos. Originarias de Oriente próximo, sur de Europa y sur de África, estas preciosas plantas tienen que tener unos cuidados específicos que veremos a continuación. Tomen nota.

Gladiolo planta para el jardín.

Pueden llegar a medir de 60-180 cm de alto. Son unas plantas de exterior que también toman el nombre de espadilla.

Cuidados y riego del gladiolo

Nos darán las flores en verano-otoño en los climas más fríos, y durante todo el año en aquellos lugares que tengan clima templado.

Deberemos regar esta planta en tres formas diferentes:

  • Al inicio bien de agua, que penetre bien hacia la tierra.
  • Después una vez ha nacido, bajaremos la frecuencia de riego.
  • Finalmente riégala cuándo tenga necesidad pero evita los charcos y grandes cantidades de agua en su recinto.

El gladiolo lo sembraremos en cualquier suelo siempre y cuando esté bien drenado y sea rico en humus y nutrientes. Eso sí, es importante que no se haya utilizado ese suelo para otro cultivo el año anterior, de esta forma evitaremos las plagas que afectan a la planta.

Utiliza guías para que la planta crezca sin torcerse. De esta forma logramos que la planta crezca hacia arriba cómo queramos.

Utiliza un buen abono natural tales como estiércol de caballo. Estos abonos naturales ayudan y mucho al enriquecimiento y aportan los nutrientes necesarios de forma natural a nuestras plantas.

Le gusta mucho el sol por lo que cuándo decidamos el lugar en el que la sembraremos tendremos que tener este punto en cuenta. Requiere de mucha luz para cultivarse por lo que es imprescindible este punto.

Poda y plagas

Trips y pulgones son las plagas más comunes que pueden afectar a esta flor. Evitaremos y estaremos pendientes de ello y poner remedio en cuánto veamos aparecer los primero síntomas.

Semillas

Se siembran mediante un tallo llamado cormo que se planta por debajo de la tierra. Es parecido a un bulbo pero más redondo. Estos cormos de gladiolos se plantan al inicio de la primavera, de esta forma florecen en verano.

A la hora de sembrar ponerlos con 8 centímetros de profundidad en la tierra.

Se dividen mediante la división de los nuevos cormos que salen en la base de la planta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.