Glicina o wisteria: una enredadera del extremo oriente fascinante

¡Compártelo!Share on Facebook6Pin on Pinterest4Share on Google+0Tweet about this on Twitter

La glicina es de crecimiento vigoroso y muy útil para tapar y esconder todo lo que tenga por delante. Es originaria del extremo oriente y hay dos familias que son las más conocidas de estas plantas para cubrir el exterior. Son muy altas por lo que tendremos que dejar espacio para ellas ya que alcanzan hasta los 15 metros de altura. Veamos algunos de sus cuidados básicos para seguir.

 

Glicina, una enredadera para el exterior del jardín o terraza.

Hay que tener paciencia con esta planta pues las flores pueden llevar tiempo en salir.

Cuidados y riego de la glicina

Se utiliza muchísimo, al igual que la hiedra para cubrir muros o construcciones que limitan y afean la decoración del jardín o la terraza. Se entiende que las glicinas ayudan a tapar todas estas construcciones que impiden una coherencia en el diseño y el propio planteamiento del jardín.

Gustan de los suelos húmedos, aunque si bien es cierto las glicinas pueden crecer en cualquier tipo de suelo rico en nutrientes orgánicos y de todo tipo.

El riego deberá ser regular, y más frecuente cuánto más joven es la planta para ayudar y mejorar su crecimiento.

Hay dos tipos de especies, por un lado está la glicina japonesa, que es la más común y también la glicina china que es algo menos común por estos lares. Y se trata de una planta muy resistente, tanto al frío como a las heladas diferentes.

Al igual que hacemos con el resto de plantas, potenciaremos el florecimiento abonándolas en la época de flor y verano.

Nota: para hacer que se desarrollen con normalidad tendremos que tener en cuenta el espacio que van a necesitar. Normalmente se deja como margen 1 metro si bien hay quién deja dos o más esperando a su crecimiento casual.

Glicina, una planta para exteriores.

Poda y plagas

Si no queremos que varios troncos salgan pues los que queremos es que uno solo vaya enredando la pérgola o la construcción que queremos tendremos que ir cortando y evitando que los nuevo hijos vayan creciendo. También haremos poda de formación sobre el resto de troncos secundarios para buscar la forma ideal de cubrir aquello qué queremos sin problemas.

Las plagas más comunes que puede tener esta planta son pulgones, cochinillas y la abeja podadora. Si queréis aquí podéis saber cómo podemos evitar estas plagas.

Semillas

Estas plantas tienen fácil multiplicación y podremos realizarla mediante acodos, esquejes o semillas por lo que no tendremos problemas a la hora de conseguir más plantas o multiplicarla para poder sembrarla en cualquier otro lugar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.