Hibisco: los cuidados y necesidades para el exterior

¡Compártelo!Share on Facebook6Pin on Pinterest0Share on Google+0Tweet about this on Twitter

El hibisco es una planta preciosa del mediterráneo para el exterior con flor que podremos plantar fácilmente en nuestro jardín. Con aromas y recuerdos a las islas y de gran belleza. Hoy aprenderemos algunos consejos para cultivarlas, sembrarlas, regarlas y los diferentes cuidados para que crezca sana en el jardín.

Hibisco una planta de exterior preciosa.

Es una planta idónea para colocar junto al resto de plantas menudas en el jardín y así también dar color de manera desuniforme. Se trata de un arbusto que puede alcanzar hasta los 5 metros de altura. Por lo que si queremos una planta alta, esta también puede ser una buena opción.

Cuidados y riego del hibisco

En maceta puede alcanzar los dos metros, por lo que se convierte en una buena opción para poner en las esquinas del jardín o lo que se nos ocurra.

Florecen en el clima mediterráneo de mediados de verano hasta el otoño, pero si tienes la suerte de vivir en el clima tropical las  plantas florecerán durante todo el año sin problemas.

El riego debe ser moderado en verano y tendremos que tener en cuenta que la planta se encuentre en una maceta con un buen drenaje que permite a la planta deshacerse del agua que no necesita. En invierno apenas necesita riego, por lo que no la regaremos más que en contadas ocasiones y si hay demasiada sequía.

La colocaremos en un lugar protegido tanto del aire frío como de las heladas, a fin de qué se conserve también en invierno. Necesita una buena temperatura media de unos 16 -18ºC.

Poda y plagas

Para conseguir que florezca con éxito, poda la planta en primavera, cortando los tallos que ya han dado flor el año anterior y aquellas hojas y troncos que no estén saludables. El crecimiento y la floración en verano serán espectaculares si hemos conseguido sanearla bien durante la primavera.

Los pulgones, las cochinillas y la araña roja son las principales plagas que atacan al hibisco. Es importante, como siempre tener en cuenta cuáles son estos enemigos y hacerles frente una vez veamos que se han apoderado de la planta. Hay que tener especial cuidado y darnos cuenta antes de qué sea demasiado tarde.

Semillas

Podemos reproducirla mediante semillas o mediante esquejes e hijuelas de la propia planta. Una vez que se han pasado las heladas reparte las diferentes hojas y ramas y plántalas en cualquier otro lugar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.